Share it on your social network:

Or you can just copy and share this url
Albóndigas caseras con tomate

Albóndigas caseras con tomate

Un plato de toma pan y moja

Características:
    Cuisine:
      • 1h30min
      • Para 6
      • Fácil

      Ingredientes

      Introducción

      Compartir

      Introducción

      Lo de las albóndigas es un poco como las tortillas de patata, cada uno tiene su receta, su truco, y sus preferencias. A unos les gustan más grandes, a otros con salsa española, hay gente que agrega a la mezcla carne de pollo… en fin, que este plato admite mil variantes, y en todas ellas tendremos un plato completo que pide a gritos una buena hogaza de pan y una guarnición para disfrutar de la salsita como Dios manda. En casa solemos acompañarlas de arroz blanco, pero con patatas fritas también están de vicio… 

       

      Lo más importante, y es un tema que se suele pasar por alto, es que la carne debe ser de primera calidad, y a ser posible, que haya pasado por la picadora dos veces, para que las albóndigas tengan una textura suave, sin nervios, y estén bien tiernas. Para que os hagáis una idea, la carne que yo utilicé en esta receta era un trozo de morcillo picado dos veces, más una buena pieza de cerdo ibérico que también mandé picar. El resultado, además del tema salsa, fue espectacular, de verdad que vale la pena tomarse la molestia, porque la diferencia es notable. 

       

      Esta receta tiene dos partes, la de la salsa y la de las albóndigas. Para ahorrar tiempo, lo mejor es marchar primero la salsa, y mientras se cocina a fuego lento, ir trabajando las albóndigas. Vamos allá…

      Preparación:

      • Comenzamos picando el ajo y la cebolla y pochándolos a fuego medio en una sartén con un fondo de aceite de oliva. Cuando la cebolla se ponga transparente, agregamos los tomates cortados en trozos, y removemos bien. Al cabo de un par de minutos, añadimos el vino blanco, la sal, un pellizco de azúcar y la cucharada de tomate concentrado, volvemos a remover, bajamos a fuego lento y tapamos a medias. Ahora es cuestión de que la salsa vaya tomando cuerpo poco a poco, así que podemos ponernos con las albóndigas. 

       

      • Ponemos en un plato hondo la leche y la rebanada de pan de molde, y dejamos que absorba bien todo el líquido y machacamos hasta formar una pasta. 

       

      • En un cuenco grande, incorporamos las dos carnes picadas, añadimos la miga de pan con leche, el huevo, el ajo, la cebolla y la nuez moscada en polvo, sal y pimienta, y si lo hemos decidido, también las aceitunas picadas (este truco es de mi madre, y la verdad es que les da un sabor muy bueno). 

       

      • Mezclamos todos los ingredientes de forma concienzuda de forma que se integren de forma homogénea, y dejamos enfriar un poquito en la nevera para que se compacte la masa. 

       

      • Mientras, vigilamos la salsa para que no se pegue y vaya cogiendo cuerpo, probamos de sazón, ajustamos si es necesario, y preparamos un plato con harina, y una sartén con un fondo de aceite de oliva. 

       

      • Sacamos la masa de la nevera y vamos dándole forma a las albóndigas. Yo las hago del tamaño de una bola de pin-pon, quizás un poco más pequeñas, y les doy forma con las manos… tengo una especie de tijeras con un cuenquito que van formando las albóndigas sin tener que ensuciarse las manos, pero salen muy grandes y al final no las uso nunca. 

       

      • Cada vez que tengamos una albóndiga lista, la pasamos por harina y las freímos en la sartén con aceite, no mucho, solo lo justo para dorarlas un poco por fuera. Las retiramos de la sartén y las ponemos en una fuente con un papel de cocina (que absorberá la grasa sobrante). Reservamos hasta que estén todas. 

       

      • Ahora ya tendremos la salsa lista para recibir a las albóndigas, removemos una vez más, añadimos las albóndigas (si salen muchas podemos guardar algunas en el congelador, y así luego solo tenemos que preparlas con otra salsa que nos guste en alguna ocasión posterior) y dejamos que se guisen durante unos 15-20 minutos. 

       

      ¡Tachán! Tenemos ante nuestros ojos unas fantásticas albóndigas en salsa de tomate de quitarse el sombrero… Corred a por el pan, ¡que quede limpio el plato!

      Si te ha gustado este rico guiso, prueba nuestra receta de ternera estofada a la gallega, te encantará también.

       

       

      (Visited 30 times, 1 visits today)
      Spaghetti vongole - Espaguetis con almejas
      anterior
      Spaghetti vongole (espaguetis con almejas)
      Restaurante Maduk Majadahonda
      siguiente
      Restaurante Maduk (Majadahonda)
      Spaghetti vongole - Espaguetis con almejas
      anterior
      Spaghetti vongole (espaguetis con almejas)
      Restaurante Maduk Majadahonda
      siguiente
      Restaurante Maduk (Majadahonda)

      Añade tu comentario

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.